ELENA FERNÁNDEZ Y SUS CEREZAS AMARGAS

Post image

Elena Fernández publicó su primer libro Cerezas amargas en 2016 y desde entonces no ha parado de participar en diferentes proyectos. Nos visitará para la firma de libros en la caseta de Urrike Liburudenda de la  I Feria del Libro de Portugalete el próximo viernes 15 de junio de 2018 de 17:00h a 19.00h. Le hemos pedido que nos cuente más cosas sobre ella y sus proyectos y esto es lo que nos ha dicho, respondiendo a nuestras preguntas.

 

Por favor, háblanos de ti, quién eres, qué escribes, en qué estás trabajando ahora.

Elena Fernandez es una persona curiosa ante la vida, con ganas de saber. Por eso, desde pequeña tenía  afición por la lectura, y me gustaba escribir Fue en el instituto cuando gané mis dos primeros premios, tras participar un poco por obligación. A parte de este episodio, pasaron muchos años hasta que se publicó algo mío, un accésit en un concurso. Casi nadie conocía mi afición, y por eso, la gente de mi entorno se sorprendió. Tal vez necesitara ese grado de madurez para abrirme  al público.

Aunque para mí, cada premio, mención, accésit o reconocimiento tiene el mismo valor, ganar el concurso Bizkaidatz 2014 supuso un punto de inflexión. Se trataba de un premio importante, con una alta participación. Y el logro de ese primer puesto supuso el impulso definitivo para dar un paso más. La novela comenzó como un reto casi imposible, pero comencé a escribirlo en un taller de escritura de Alea, y conté con la ayuda del escritor Alex Oviedo. Después tomé el viaje en solitario, porque mi estilo caótico necesita un trabajo íntimo de comprensión.

Tras año y medio desde la publicación de “Cerezas amargas”, y la versión en euskera “Gerezi mingotsak”, he vivido momentos muy intensos. Entre ellos, la feria de Durango, dos años consecutivos, la feria de Bilbao donde repito esta edición y la feria del libro de Saint Jordi en Barcelona. También disfruté mucho en la mesa redonda dentro de las jornadas de novela negra de Plentzia “Bruma Negra”, el pasado año. Un encuentro entrañable fue la feria en fiestas de Barakaldo, donde mi público más cercano me demostró su cariño. Fue increíble. También he realizado recorridos guiados de la novela. Cuando un grupo se interesó por la salida me emocioné mucho, era una idea en mente, pero que costaba materializar. De momento, ha sido con grupos cerrados, pero hay gente que me lo ha pedido y quiero poner en marcha un calendario de salidas.

Este año he hecho pequeños trabajos, en extensión. Un cuento en euskera, ambientado en la guerra civil en Barakaldo, para un libro de cuentos de Eskerraldea, del que estoy muy orgullosa. Y también, muy interesante, la participación en las “I jornadas de onomastika de Barakaldo”.

Ahora mismo, trabajo en mi segunda novela. Todavía no puedo contar demasiado, pero sí puedo decir que va en la línea de la anterior. Se repite alguno de los rincones donde está ambientada “Cerezas amargas”, pero con otros nuevos.

Novela negra, novela policíaca, es el género de moda. Por qué crees que gusta tanto a la gente?

Sí, está de moda. Yo creo que ha calado, porque tardó en llegar. Y sobre todo, a través de escritores nuestros. Es el género por excelencia, que nos ha permitido convertir a nuestros pueblos y ciudades en protagonistas de novelas. Un hecho impensable no hace mucho. La proliferación de escritores vascos en el género nos ha llevado a leer un montón de historias en paisajes propios. Eso es un plus.

¿Qué tiene de especial tu manera de escribir? ¿Qué aporta tu libro al género?

Mi manera de escribir tiene firma, como la de cualquier escritor. Si bien existe una tendencia a encajar en un estilo a cada libro, este se subdivide en un sinfín de  estilos, tantos como autores. Si tuviera que definirme, lo más característico de mis textos es la cercanía, tanto del lugar como de los personajes. Es gente corriente, que no vulgar, a la que les ocurren sucesos cotidianos, para nada simples. En una parte de la novela negra más actual es habitual encontrar una problemática social del lugar donde vive el protagonista. En la mía  se mezcla ese reflejo social y una problemática más de mujer. Esa es mi aportación.

¿Qué destacarías de una iniciativa como esta, una feria del libro en Portugalete?

Cualquier iniciativa en torno a la cultura, y a la lectura en este caso tiene es bien recibida. Nos encontramos ante un momento importante, en el que los libros luchan por sobrevivir. En ese sentido, una feria del libro es una noticia estupenda. El ambiente que se crea en estos espacios es muy especial, y supone un empuje tanto a quien le gusta leer, como a quien le cuesta más. El contacto directo con los autores es un valor para enganchar al público. Y, en este caso, en la margen izquierda del Nervión, donde siempre vamos a remolque de todo. Los problemas de desempleo, de pobreza etc absorben toda la energía, como si no tuviéramos derecho a nada más. Cuando contactaron conmigo para comunicarme la intención del evento, me encantó la idea. Y poder tomar parte en esta primera edición es todo un lujo.

¿Qué papel puede tener, en tu opinión, una librería como Urrike, en la promoción y desarrollo de la cultura?

Las librerías son esos espacios imprescindibles en el día a día del lector. Sin ellas estaríamos perdidas. También es otro punto de encuentro con los autores favoritos. Cada vez son más habituales las presentaciones de libros. Sin el esfuerzo titánico, y no siempre con buenos resultados de estas, el lector estaría perdido. Son la logística, la orientación, el punto de encuentro.

¿Cuáles son tus referentes?¿ Quiénes son tu autores favoritos?

Esta pregunta es complicada. Las referencias literarias varían por muchos factores como la edad o el momento personal. Y también la moda, porque la literatura que está en el mercado se consume, si no es imposible. Un libro que me marcó en mi juventud fue “Cien años de soledad”. Me encantaba García Márquez y Julio Cortázar. En otra época fue Marcela Serrano, cuando la presencia de la mujer comenzó a tomar ritmo. La novela negra llegó más tarde. Me gustan muchos autores, porque disfruto con cada libro, y me gustan casi todos los estilos, excepto los de ciencia-ficción. También me he reconciliado con el cómic, un texto nada atractivo en mi juventud, con personajes e historias bastante ajenos a mis intereses, pero afortunadamente ese mundo también ha cambiado. Y ahora, he descubierto un mundo nuevo a tener en cuenta.

¿Cuál es el clásico que no has podido leer?

El origen de las especies. Y desde luego no digo que sea un libro malo. A veces el momento influye en la lectura, y creo que esta especie de rechazo está más marcada por la época que por el libro. Así que le debo una oportunidad.

¿Qué libro estás leyendo ahora?

Antes no solía alternar lecturas, pero la falta de tiempo obliga a ello. En este momento tengo dos lecturas empezadas. Una de ellas es un libro de relatos en euskera “Etsaiak, lagunak, azkongaiak, maitaleak, senar-emazteak”,  de la escritora Alice Munro, traducido por Isabel Etxeberria, a quien conozco y admiro por su trabajo. El otro libro en castellano es “Asesinos inocentes” de Javier Abasolo.

¿Qué libro nos recomendarías y por qué?

Un libro que he leído hace poco y que me impactó de manera especial es “El cuento de la criada” de otra escritora canadiense Margaret Atwood. La novela es una distopía sobre una sociedad en la que la mujer carece de libertad para decidir sobre ningún aspecto de su vida. Es una de esas novelas que te incomoda, te hace sentir rabia, impotencia. Sólo deseas que jamás se haga realidad. La autora es capaz de adelantarse en el tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que lo escribió hace ya muchos años, allá por 1985, y aún así se lee sin que haya perdido un ápice de interés.

One Thought on ELENA FERNÁNDEZ Y SUS CEREZAS AMARGAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook