MANUEL PINOMONTANO, DESCUBRIENDO HEROÍNAS

Post image

Manuel Pinomontano nació en Huelva y su trabajo en el mundo de las finanzas le llevó a vivir  por medio mundo, hasta que un día decide que lo que quiere es escribir. Y aquí lo tenemos, presentando su novela, que él define como una suerte de feminismo histórico. Estará firmando libros en la I Feria del Libro de Portugalete, en la caseta de Urrike Liburudenda, el próximo domingo 17 de junio de 17:00 a 19:00. Quisimos saber más de su novela, de los libros que le gustan, conocerle un poco mejor, y esto es lo que nos ha contado.

 

Por favor, háblanos de ti, quién eres, qué escribes, en qué estás trabajando ahora.

Escribo narrativa histórica y trato de que por encima de todo sea literatura. Tengo varios proyectos casi terminados, nuevas novelas también históricas, pero aun no sabemos cual de ellas será la próxima en ver la luz. De momento con El Secreto de la Tritona he querido reivindicar la figura de la mujer en nuestra historia, como heroína y como portadora de valores universales, una especie de feminismo histórico.

¿Qué tiene de especial tu manera de escribir?

Yo creo que además del rigor histórico que es muy importante lo especial de mi manera de escribir es mi estilo literario, es un estilo particular al que trato de imbuir de un valor histórico sutil, sin que deje de ser propositivo desde el punto de vista narrativo. Pero fundamentalmente es un estilo muy particular que al lector le puede gustar o no, pero si me hace característico.

¿Qué aportan tus libros?

Yo creo que mis libros aportan en primer lugar diversión, pasarlo bien, para eso leemos, pero además aporto un aprendizaje histórico que el lector no lo vive como una clase de historia sino como un paseo por otras épocas, por otros lugares, además de esto creo que cualquiera que lea mis novelas no será el mismo cuando la empieza que cuando la termina, la literatura impacta en el ser humano, si no no es literatura.

¿Qué destacarías de una iniciativa como esta, una feria del libro en Portugalete?

Me parece maravilloso, leer nos hace más libres y más dueños de nuestro destino, promover estas herramientas, promover las libros como experiencia interna de la persona en una época dónde las mayores experiencias que se nos ofrecen son materiales, son consumistas, es un acto heroico.

¿Qué papel puede tener, en tu opinión, una librería como Urrike, en la promoción y desarrollo de la cultura?

Los libreros dueños de pequeñas y medianas librerías son como los farmaceúticos cuando te aconsejan una medicina u otra, no solamente venden libros sino que conociendo al lector y sus necesidades recomiendan novelas, sugieren, dan un servicio personalizado. Vas a comprar un regalo para alguien o un libro para ti a estas librerias y con un par de preguntas que te haga el librero saben como acertar. Creo que son fundamentales hoy dia porque realizan una labor que los grandes centros comerciales no pueden ni saben hacer recomendar literatura, más allá de lo comercial.

¿Cuáles son tus referentes?

 Tengo muchos refrerentes, normalmente obras y no autores, hay que desmitificar al autor que es mortal y falible y aunque sea un premio nobel mete la pata, en cambio hay que ensalzar la obra como acierto, como inspitación. Creo en las Obras maestras, en la genialidad puntual, pero no creo en los genios absolutos.

¿ Quiénes son tu autores favoritos?

Marguerite Yourcenar, Italo Calvino, Teresa de Ávila, Flauvert…creo que la número uno sería Marguerite Yourcenar, pero como dije antes creo más en las obras que en los autores.

¿Cuál es el clásico que no has podido leer?

Crimen y Castigo, lo he empecé a leer cuando viví en Rusia, en San Petersburgo, pero lo dejé a las pocas páginas porque me abrumó, quizá por la edad y el momento que vivía. Este verano voy a empezarlo de nuevo.

¿Qué libro estás leyendo ahora?

Laín el bastardo de Francisco Narla, de Edhasa

¿Qué libro nos recomendarías y por qué?

El Libro de la Vida de Teresa de Ávila, por la transparencia con la que ella describe los avatares del fuero interno humano, la claridad. Es muy dificil hablar de experiencias místicas, de sucesos que pasan internamente, y que además los lectores te entiendan perfectamente, el lector lo está viviendo con ella, son unas descripciones extraordinarias que se ven internamente,  aunque ahora no estén de moda. Imagina un autor que se tome un LSD y te lo describa tal cual lo siente y lo vive, y tú como lector además lo sientas y lo vivas, lo vislumbres, pues eso es lo que hizo Teresa de Ávila hace ya varios siglos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook