VIRUS, VAMPIROS Y APOCALIPSIS

Post image

La ciudad de los espejos es el libro con el que Justin Cronin pone el broche a su trilogía de virus, vampiros y apocalipsis. Dicho así parece uno más de esos libros que describen la llegada del fin de la civilización a causa de un virus que transforma  a los infectados en una especie de vampiros. Y algo de eso tiene, pero también otras cosas. En el primer libro, El pasaje, había que avanzar hasta bien pasado el ecuador del libro para tropezar con el primer vampiro, y eso que ya en la contraportada te informaban que los había. Y sin embargo, el libro conseguía que no dejaras de leer mientras lamentabas que se fuera terminando.

Hubo que espera bastante la continuación. Los Doce llegó al cabo de unos 3 años y consiguió mantener el ritmo y el interés por la historia, añadiendo a los vampiros las dificultades para crear una civilización partiendo de los pocos supervivientes. Y finalmente, también con varios años de espera, llega el cierre de la historia, con sus explicaciones, sub tramas y conclusiones.

No es una trilogía que enganche por lo original, recuerda demasiado a otras historias, a películas y series que llenan las parillas televisivas, como Soy Leyenda, Mad Max, o incluso The Walking Dead. En estos y otros ejemplos están presentes los mismos dilemas que se plantea Justin Cronin, el problema del fin del mundo no son tanto las criaturas tipo zombie o vampiro como las otras personas, aquellas que van a competir contigo por los escasos recursos.

Aunque el autor  a veces tire de trucos para mantener la atención del lector, y aunque a ratos ni así lo consiga , en general son libros de esos que se leen de tirón, que compartes con amigos y comentas, que te muestran ese futuro que puede ser y no ser, y que tampoco te exige demasiado como lector. Un placer culpable, como un bocadillo de chorizo y nocilla.

Por algún sitio leí que a quienes nos gustan los libros en los que se destruye la civilización tal y como la conocemos, es por que estamos convencidos de pertenecer al reducido porcentaje de escogidos que sobrevivirán, a pesar de la imposibilidad estadística de esa creencia, agravada por el hecho de no ser norteamericanos, en su mayoría, y de carecer de las habilidades mínimas para sobrevivir sin ayuda no ya a un apocalipsis serio, si no, ni siquiera, a tener a los padres de vacaciones. Por si acaso ocurriera lo peor (o lo mejor) hay un librito, Abrir en caso de Apocalipsis, donde se acumulan los conocimientos necesarios para volver a poner en marcha la civilización. Es divulgación científica, aviso, aunque se lee como una novela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.