LA REBOTIKA DE ABRIL: EL RETO DE LEER UN CLASICO

Post image

¿Qué es un clásico de la literatura? Lo cierto es que la respuesta académica a esta pregunta, probablemente, no sea la primera que nos viene a la cabeza, porque un clásico es una obra escrita por autores griegos y latinos, los de la Antigua Grecia y Roma, no los de ahora. Sin embargo, para muchos lectores y amantes de la literatura esta definición de clásico se amplía a aquellas obras y autores que han pasado a formar parte del canon, lecturas imprescindibles porque aportaron algo, bien sea excelencia, bien sea innovación en su género, bien sea un no sé qué de imperecedero, incluso, para muchos un clásico no es un clásico si no te obligan a leerlo en algún momento del periodo educativo.

Sea como fuere, en La Rebotika de abril, el club de lectores de Urrike Liburudenda, nos propusimos leer un clásico, o dos, eso ya depende de cada cual, y ampliamos aún más el criterio de lo que considerábamos un clásico, más cerca de lo que dijo en su día Italo Calvino, un clásico “es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir”.

Y por esas casualidades de la vida, o tal vez porque es un autor que nunca defrauda, varios lectores coincidimos en escoger para nuestro reto a Charles Dickens. El autor inglés fue muy popular en su tiempo; solía publicar sus historias por entregas, entre otras razones porque era más barato y así, muchas más personas podían permitirse leerlo. Consiguió vivir muy bien de sus libros, llenos de historias de gente corriente, en parte autobiográficos, cargados de ironía y sentido del humor y una ácida crítica social. Cualquiera de ellos merece leerse, y son aptos para todos los públicos, además de entretenidos y divertidos.

A veces ocurre que hay autores que escribieron una obra maestra, o más de una, y que ésta presenta una dificultad técnica que desanima a aquellos lectores que buscan algo más relajante. Ese es el caso de James Joyce, autor del inmenso Ulises, probablemente el libro que más gente ha intentado leer y no ha podido. Y sin embargo, Joyce fue un narrador excelente, algo que se puede apreciar mejor en obras suyas menos conocidas, menos ambiciosas, pero definitivamente estupendas, como Los muertos, un cuento que se devora de la primera a la última página, y del que existe una película dirigida por John Houston. Ocurre lo mismo con Thomas Mann, otro gran escritor, conocido sobre todo por La montaña mágica. Acercarse a su literatura con obras más breves, como Tonio Kröger, nos permite apreciar su calidad como escritor sin el riesgo de caer derrotados.

Cualquiera de las novelas de Miguel Delibes entra en la categoría de clásicos. El estilo austero, la capacidad para reproducir el habla del mundo rural y crear personajes inolvidables, la descripción de esos paisajes castellanos, puede encontrarse en cualquiera de sus libros. De entre los más recomendables, Los Santos inocentes, El camino, El príncipe destronado, El hereje o El disputado voto del señor Cayo.

Parte de la magia de acudir a un club de lectura, o de lectores, como es el caso de la Rebotika, reside en compartir las lecturas, recomendar esos libros o autores que nos han gustado, sorprendido o maravillado. En esta ocasión, como la cosa iba de clásicos, salió a relucir el libro Cuentos Vascos, de Juan de Arzadun, un poeta y político bermeano, amigo de Unamuno, que dejó recogidas en este libro muchas tradiciones e historias de la tierra. Una buena oportunidad de sumergirse en el folclore.

Y así, entre autores de esos que todos conocemos pero que no siempre hemos leído transcurrió la tarde. Un año más, el reto de leer un clásico nos dejó lecturas maravillosas y una sonrisa en los labios.

¿Te animas a leer alguno de ellos y nos lo cuentas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook