RÉQUIEM POR UN SUEÑO, DE HUBERT SELBY JR.

Post image

Réquiem por un sueño, de Hubert Selby Jr. es la historia del descenso a los infiernos de un conjunto de personajes a los que, a fuerza de verlos hundirse en la miseria, se les acaba tomando cariño.

 

Sara Goldfarb es una viuda que pasa sus últimos años pegada al televisor, fantaseando con participar en un programa de concursos. Su hijo Harry sueña junto con su novia, Marion, y su mejor amigo con montar un café bohemio que les permita abandonar el mundo desesperanzado y sórdido que les rodea. Son sueños asequibles, fáciles, y al inicio del verano parece que podrán conseguirlo. Sin embargo, correr detrás de un sueño acaba por convertirse en una pesadilla de la que no pueden salir, de la que ni siquiera son conscientes hasta que ya es demasiado tarde, y ni siquiera entonces.

Se podría decir que, en su caso, las cartas ya están marcadas. Que lo que ellos viven como una solución a sus problemas es en realidad una ilusión. Si algo se aprende de este libro es que dejar de vivir la vida que tenemos, por imperfecta que ésta pueda parecernos, persiguiendo un sueño por maravilloso que éste sea, es el camino más corto al infierno. Y cada uno de los protagonistas lo vivirá en carne propia, y nosotros con ellos. Viviremos la ilusión en primera persona, la ilusión como motor para hacer algo diferente, para asumir los riesgos necesarios, para vencer el desánimo cuando la realidad no se amolda a la imagen que tenemos de ella. Viviremos el desconcierto a medida que surgen dificultades, la dejadez, el vacío, la muda incomprensión cuando una realidad obstinada nos muestre su peor cara. Nos golpeará la desilusión a la vez que a los protagonistas y sentiremos el deseo de gritarles que la vida es otra cosa, que no sigan por ahí. Y al final, sentiremos el alivio de saber que no estamos en su pellejo, que eso no nos va a pasar a nosotros, que nosotros sí cumpliremos nuestros sueños.

Hubert Selby Jr. se hizo escritor siguiendo el consejo de un amigo, a pesar de haber dejado los estudios a los 15 años y tener muy poca formación. Su primera novela Última salida para Brooklyn cosechó un gran éxito no exento de polémica por su contenido violento. No tuvo suerte con el resto de sus libros y pasó su vida malviviendo, acosado por sus adicciones y problemas de salud. Réquiem por un sueño fue llevada al cine por Darren Aronofsky en el año 2000, trayendo de nuevo a la actualidad a este autor, considerado una rareza por su estilo violento y directo, por sus protagonistas marginales, esos a los que no se les suele dar voz, porque sus vidas no parecen encerrar ningún mensaje.

Réquiem por un sueño es un libro de perdedores. Está escrito con crudeza y no nos ahora ningún detalle sobre cómo las adicciones pueden acabar con la vida de alguien despacio, lenta y dolorosamente. Sus protagonistas viven por y gracias a la siguiente dosis, esa que les hace olvidar la vida miserable que llevan, que les da fuerza para seguir adelante. Y harán cualquier cosa por conseguirla, hasta lo que juraron que nunca harían, porque ellos no son como los colgados que les rodean, ellos sí pueden controlarlo.

No es un libro para pusilánimes. No es un libro de esos que mantiene un misterio hasta el final, desde la primera línea ya sabes que no va a terminar bien y aún así no puedes dejar de leer. Y no es el morbo o la curiosidad lo que te empujan, si no cierto alivio por no ser tú, cierta compasión por los protagonistas que podrían ser cualquiera, cierta impotencia por no poder ayudarles. Es un libro que merece la pena, en toda su crudeza, aunque sólo sea por hacernos pensar que no conseguir un sueño es lo mejor que puede habernos sucedido. Que cada cuál piense cuál ha sido el suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook