RESUMEN DE LA REBOTIKA DE NOVIEMBRE

Post image

La librería más antigua del mundo, al menos la que tiene una cartel que acredita que lleva en funcionamiento desde 1732, es la librería Bertrand, en Lisboa. Hay por ahí listas con las librerías más hermosas del mundo, listas de librerías donde trabajó algún escritor muy conocido e incluso librerías que inspiraron espacios de película. Sin embargo, existen algunas librerías muy especiales, unas que sólo podemos visitar a través de los libros que las contienen, aquellas que han salido de la imaginación de un escritor y que cobran especial protagonismo en esos libros. Ese es el viaje que los miembros de La Rebotika, ese club de lectores de Urrike Liburudenda, compartió el último miércoles de noviembre.

Arrancamos con La libreria ambulante, de Christopher Morley, un título publicado en 1917, con el que disfrutaremos de las aventuras de Roger Mifflin, un librero ambulante, y la inigualable Helen McGill, a través de unos EEUU rurales e idílicos. Un libro capaz de arrancar carcajadas y convertir la venta ambulante de libros en la mejor profesión del mundo. Tanto éxito tuvo el libro en su momento que, un par de años después, se publicó la segunda parte, La librería encantada. Si bien conserva parte del encanto del anterior, la historia es más desigual y no tiene la misma fuerza. No obstante, mantiene su amor por los libros y unos personajes entrañables y divertidos. También entrañable y divertido es Firmin, una rata que ha nacido en una librería de Boston y se alimenta de las páginas de los libros que allí se acumulan con exóticos resultados. La obra de San Savage demuestra un gran amor por los libros y un conocimiento enciclopédico por parte del autor. Además de una estupenda lectura puede verse como una guía sobre libros que merece la pena leer.

Ya hablamos aquí de 84, Charing Cross Road, que recoge la relación epistolar que mantuvieron una joven americana y un librero londinense durante más de veinte años, cuyo resultado es este estupendo libro. Sobre La librería, de Penelope Fitzgerald, ubicada en  HardboroughSuffolk, hay diversidad de opiniones, tanto sobre el libro como sobre la película que firmó Isabel Coixet, pero claro, sobre gustos no hay nada escrito.

El libro de la Señorita Buncle, de D. E. Stevenson, recibió una entusiasta recomendación. Nos cuenta la historia de una “solterona” no muy agraciada que decide escribir una novela, bajo pseudónimo, tomando como modelo a los habitantes del pueblo pequeño en el que vive, llamado Silverstream. El libro se convertirá en un gran éxito, lo que provoca todo tipo de malentendidos entre los habitantes que, al leerlo, se ven claramente reflejados. El libro se publicó en 1934 con mucho éxito y cuenta con dos continuaciones de las aventuras de la señorita Buncle.

De librerías, libreros y libros tiene mucho la tetralogía de Carlos Ruiz Zafón La sombra del viento, ambientada en la Barcelona de la postguerra. Algunos de sus personajes y esa atmósfera de misterio que tan bien sabe recrear ya aparecen en otros de sus libros de literatura juvenil como Marina, un libro de lo más recomendable para que los más jóvenes le vayan cogiendo el gusto a esto de leer.

Aunque ser librero parece una profesión de esas vocacionales, llena de romanticismo y amor por los libros, no está exenta de momentos agridulces. Así nos lo cuenta Sergio Galarza en La librería quemada, un recorrido por el día a día de una gran librería de la capital, con trabajadores desmotivados, clientes descontentos, personajes que roban libros. Toda la miseria de una profesión enfrentada  a la realidad de sobrevivir en medio de una crisis que se ha llevado por delante demasiadas cosas. Aunque es un retrato deprimente por momentos, no está exenta de humor y personajes que, a fuerza de patéticos, casi resultan entrañables.

Durante este viaje maravilloso de librería en librería pudimos compartir puntos de vista sobre el trabajo del librero, sobre los tópicos que acompañan a cualquier profesión, sobre el papel de las librerías como lugares de encuentro, entre escritores y lectores, entre personas que comparten gustos similares o divergentes sobre los libros, en fin, como punto de encuentro de personas para quienes un libro es algo más que un objeto.

Y para ti, ¿cuál es el papel de una librería?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook