RESUMEN DE LA REBOTIKA DE OCTUBRE

Post image

Hay tantos tipos de lectores como tipos de libros que se publican, lectores de novela, lectores de ensayo, biografías o poesía. También hay lectores que se niegan a encasillarse dentro de un tipo determinado y comparten aquello de que “en la variedad está el buen gusto”. A menudo, el lector escoge un libro seguido por un impulso del que no es del todo consciente, se deja llevar por un “me apetece” o un “me gustaría” que varía en función de algo que está en su interior, tal vez una recomendación de un amigo o de un suplemento cultural, tal vez un libro con una portada brillante o todo lo contrario, ese libro que parece condenado a los márgenes del expositor pero que promete una lectura interesante desde su misma insignificancia. La Rebotika de octubre volvió con la intención de poner sobre la mesa libros con la etiqueta de no ficción y la esperanza de que alguno de ellos encontrara su lector, no sabemos si lo conseguimos pero sí que pasamos una tarde entretenida hablando de lo que más nos gusta, los libros.

Los muchos títulos que salieron a relucir, y es que en la Rebotika contamos con personas con gustos maravillosamente eclécticos, nos permitieron hacer un viaje que empezó en el 84, Charing Cross Road, Londres, dirección de una librería a la que escribió una joven y desconocida escritora llamada Helene Hanff, desde New York. La carta de octubre de 1949 fue la primera de una correspondencia que se prolongó durante años entre la autora y el librero donde hablan de literatura, de pequeñas joyas literarias y del lugar que ocupan los libros en nuestra vida. Sobre este libro se hizo una película en 1987. También en New York transcurre la vida de Vivian Gornick y ella misma nos lo cuenta en el imprescindible Apegos Feroces. Epistolar e íntimo es el libro Miquiño mío, de Emilia Pardo Bazán, donde se recoge la correspondencia que Doña Emilia mantuvo con Benito Pérez Galdós durante su tormentosa y apasionada relación.

Este viaje nos llevó a visitar algunos conflictos, guerras que han dejado cicatrices en países y personas. De la mano de Antony Beevor estuvimos en La guerra civil española y en la batalla de Stalingrado, de la II Guerra Mundial. Persépolis, una novela gráfica autobiográfica de Marjane Satrapi nos pasea por la revolución islámica en Teherán y las dificultades de quienes huyen de un conflicto para iniciar otra vida en Europa.

Adentrase en la Mafia de la mano del criminólogo Federico Varese es posible con Mafia Life, desmitificando por el camino un mundo embellecido por el cine. También podemos entender mejor el fenómeno del narcotráfico en nuestro país, conocer el origen, la tolerancia social en algunos casos, la podredumbre que asfixia toda una región cuando se deja que los narcotraficantes se hagan con el control a cambio de favores, y podemos hacerlo al seguir a Nacho Carretrero a través de las páginas de Fariña.

Entender la sociedad en la que vivimos, reflexionar sobre qué nos ha conducido hasta aquí, soñar que otro mundo es posible sólo si optamos por un mayor conocimiento, es posible gracias a títulos como La doctrina del shock o No logo de Naomi Klein, una crónica donde se desvelan los entresijos del poder global, estrategias para hacernos aceptar políticas que de otra manera no aceptaríamos, saltarse los controles de la democracia para implantar leyes que benefician a unos pocos. O empezar a conocer alternativas, como la que nos cuentan en La renta básica, de Guy Standing.

Hay libros cuya lectura nos ayuda a ensanchar los límites de nuestro propio pensamiento, a examinar lo que pensamos y por qué. Eso hace Marina Garcés en su ensayo Nueva ilustración radical, o Virginie Despentes con Teoría King Kong. Lo hace Christopher Hitchens con su inconfundible estilo y su habilidad para la polémica en Dios no es bueno. Joanna Russ en Cómo acabar con la escritura de las mujeres nos pone un espejo delante, desgranando una a una todas las falacias que se han utilizado para desprestigiar el valor de la literatura escrita por la mitad de la humanidad y que se siguen utilizando, hasta hacer que sean tan habituales que ni siquiera las notamos en nosotras mismas hasta que nos las señalan.

Ningún viaje por la no ficción está completo sin la divulgación científica. Qué hicieron mal algunas civilizaciones del pasado para llegar a desaparecer y qué hicieron bien otras que consiguieron sobrevivir es lo que nos cuenta Jared Diamond en Colapso, una revisión de la historia de diversos pueblos que se enfrentaron de manera diferente a una situación de agotamiento de los recursos, unos lo hicieron mejor y sobrevivieron y de otros, sólo nos quedan los yacimientos arqueológicos para entender qué pasó. Steven Pinker hace una encendida y amena defensa de los valores de la Ilustración, la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso, como herramientas para seguir construyendo un mundo mejor para todos. Pocos autores son capaces de presentar tantos datos tan bien y con un discurso tan coherente.

El viaje, como la Rebotika de octubre, llegó a su fin. Pero no fue un viaje en balde, si no que nos hemos traído como recuerdos sugerencias de libros, ideas para cuando la lectura nos lleve a investigar un por qué, a querer saber más de algo, a conocer otros puntos de vista. Los libros son los custodios de las ideas que una vez alguien quiso compartir con nosotros.

 

One Thought on RESUMEN DE LA REBOTIKA DE OCTUBRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook