RESUMEN DE LA REBOTIKA EN NAVIDAD

Post image

Que pasar el rato hablando de libros es un placer tuvimos ocasión de comprobarlo, una vez más, en la Rebotika en Navidad. También, que estos momentos, si son en buena compañía resultan aún mejores, aunque suene a tópico (me vais a perdonar si me pongo empalagosa, pero tanto polvorón tiene sus consecuencias). Y que tenemos por delante otro año repleto de libros por leer, algunos que ni siquiera están escritos todavía, otros que se escribieron hace mucho, alguno más recién salido de la imprenta, libros que nos gustarán y lo comentaremos y otros que, en fin, tal vez no nos entusiasmen, pero de vez en cuando está bien leer un libro que no nos gusta, aunque solo sea para recordar lo que es eso, que entre tanta recomendación y tanto consejo resulta difícil tropezar con un “ladrillo”.

Para terminar el año estuvimos hablando de libros polémicos, de libros que han llegado, en ocasiones, a estar prohibidos por tratar temas delicados, por parecer que incitan o justifican comportamientos injustificables. Así salió a relucir Lolita, la obra más famosa de Vladimir Nabokov, que escandalizó a muchos por parecer que justificaba la pederastia. Tan bien escrita está que uno se sorprende empatizando con su protagonista, Humbert Humbert, aunque no tengas nada que ver con él. También salió a relucir Escupiré sobre vuestra tumba, del francés Boris Vian, un libro violento, por momentos desagradable y, sin embargo, maravilloso por su capacidad de hacer creíble lo increíble.

Y así, hablando de si la inmoralidad, la violencia o cualquier otra justificación son suficiente motivo para prohibir un libro llegamos a un título de los que se recomendaron en noviembre, Leer Lolita en Teheran, de Azar Nafisi, una profesora de literatura extranjera en varias universidades iraníes, que vivió la revolución de Irán cuando fue derrocado el Sha Reza Palhavi. Ella nos habla de la importancia de la imaginación para sobrevivir a la represión, a la dictadura, de las pequeñas rebeldías que te hacen sentir libre, de los libros revolucionarios que lo son por carecer de pretensiones políticas. Y lo hace a través de los libros de Nabokov, en especial de Lolita, pero también de la obra de Scott Fitzgerald o Jane Austen. Al final del libro, en una entrevista a su autora, ésta comenta: ” Creo que la intención de la lectura no es leer sobre cosas que nos son familiares y nos hacen sentir bien y seguros. Resulta muy aburrido leer únicamente sobre nosotros mismos. Creo que la intención de escribir y de leer es aprender cosas nuevas y obtener conocimientos sobre personas desconocidas hasta entonces.” Es maravilloso pensar que leyendo nos volvemos subversivos.

De libros “molestos” pasamos a autores crápulas, porque a mí me pasa que si cierto autor me cae mal, o bien por su carácter o por su ideología o por cualquier otra causa, me cuesta leer sus libros y, lo que es peor, valorar objetivamente su obra. Parece que cuesta desligar al autor de su obra, pero no en todos los casos. Aquí volvió a surgir el nombre de Nabokov, como si su habilidad para meternos en la piel de un pederasta indicara sus propias inclinaciones, cuando en realidad, muchos autores de novela negra, célebres por su capacidad de describir asesinatos horribles, no por ello suponemos que pasen las noches matando gente.

Y ahí fueron saliendo nombres y libros. Como Eduardo Mendoza por El misterio de la cripta embrujada, o Mario Vargas Llosa, escritor de ideas conservadoras y capaz de escribir libros maravillosos, como Pantaleón y las visitadoras, con el personaje de Pantaleón, entrañable a pesar de su oficio. Otro autor de ideas conservadoras, Juan Manuel de Prada, que en su último libro, Mirlo blanco, cisne negro, nos habla de su experiencia en los círculos literarios de la capital cuando se tienen las ideas “equivocadas”. Nos hablaron muy bien del libro Tenemos los óvulos contados, de la presentadora de televisión Raquel Sánchez Silva, otro ejemplo de autor al que algunas personas rechazan porque salen en la tele.

Estuvimos hablando del último Premio Planeta, Javier Sierra, al que entrevistaron en el especial de Navidad de Página 2, dejo aquí el enlace al programa. Nos hablaron bien de su último libro, El fuego invisible, y nos contaron que, en el cara a cara, es un autor que cuenta muy bien las cosas y engancha. Y de un súper ventas a otro, Don Brown y su última novela, Orígen. Y de ahí saltamos a Julia Navarro, otra autora que cuenta por miles sus ventas. Salió a relucir el último de Javier Marías, Berta Isla, que tiene muy buena pinta.

Y volvimos a hablar de un libro entrañable, por lo que cuenta y por como lo cuenta, Nosotros en la noche de Kent Haruf, del que hay película, el trailer aquí. Y como la tarde iba de libros difíciles, no pudimos evitar mencionar Instrumental, de James Rhodes, testimonio estremecedor de los abusos sexuales sufridos por el autor, un libro de esos imposibles de recomendar pero de los que no puedes dejar de hablar. Dejo aquí la entrevista que le hizo Jordi Évole en Salvados.

Y para rematar la velada vino Stefan Zweig, al que nos recomendaron y lo hicieron tan bien que estamos deseando darle una oportunidad. Pero será en este año que acabamos de estrenar.

URTE BERRI ON!

6 Thoughts on RESUMEN DE LA REBOTIKA EN NAVIDAD

  1. Cuando yo empecé a trabajar en el libro era el año 1976, hacía un año que había muerto Franco y todavía sufríamos las secuelas del franquismo. En esos tiempo llegaban muchos libros de importación de américa, Méjico, Argentina, etc. de editoriales como Losada, Siglo XX, Ekin, Amorrotu y otras. Se recibía muchos libros prohibidos de política. Recuerdo una ocasión en la que volviendo de Donosti con el coche cargado con esos libros que nos paró la policía y les contamos que eran muestras para nuestro trabajo, nos dejaron pasar sin problemas, no sabían de que iba el tema. Lo normal en aquel tiempo es que alguna vez la policía se presentara en los almacenes y tuviésemos los libros escondidos.

    Reply
    • Qué interesante! Gracias por compartirlo. Ahora que gozamos de libertad se nos olvida que leer puede ser un acto subversivo, que saber cosas, ser ciudadanos informados nos convierte en personas más libres. Y la literatura, los buenos, y a veces también los malos libros, con su canto a la imaginación, nos dan eso y mucho más.

      Reply
  2. Interesantísimo!!
    Da gusto tener toda la información que publicas, querida Asun.
    Prepárate para mi vuelta!!!
    Un gran abrazo.

    Reply
    • Gracias,Julia!Me alegro que lo encuentres interesante.Espero que algún miércoles de Rebotika estés en Urrike.
      un abrazo.

      Reply
  3. Me alegrará comenzar el nuevo año con una recomendación tan sugerente e interesante como La propuesta .
    Stefan zweig. Nos vemos .

    Reply
    • Esperamos que disfrutes de esta y otras recomendaciones. A menudo, los mejores libros son los que vienen recomendados!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook