MOMENTOS ESTELARES DE LA HUMANIDAD

Post image

Hay libros que hablan sobre la Histora, libros con la Historia como telón de fondo y, de vez en cuando, te tropiezas con un libro que te hace vivir la Historia. Así es Momentos estelares de la humanidad, de Stefan Zweig.

Este autor, Stefan Zweig, (Viena, 1881 – Petrópolis, Brasil, 1942)  salió a relucir en la última Rebotika. Tiene una vida curiosa, muy popular a principios del siglo pasado por sus biografías, novelas y ensayos profundamente antibelicistas, se exilió en diferentes países ante el avance del nazismo en Alemania. Finalmente, desilusionado por las noticias que sobre la II Guerra Mundial llegaban, creyendo que Alemania ganaría, optó por suicidarse ingiriendo veneno, junto a su mujer, en la ciudad brasileña de Petrópolis, donde residía.

En Momentos estelares de la humanidad recoge catorce sucesos, desde Cicerón hasta las negociaciones del presidente americano Woodrow Wilson en la firma del armisticio de la I Guerra Mundial, pasando por la llegada el Capitán Scott al Polo Sur en 1912 o la muerte de Dostoievski.

En cada uno de los momentos que narra consigue hacerte sentir que estás contemplando un momento único y te convierte en testigo privilegiado del mismo. Es capaz, con un estilo que parece una crónica periodística, convencerte de que estuvo allí contemplando cuanto acontecía en primera línea, algo obviamente imposible. Y lo que resulta aún más fascinante, mientras lees sientes que tú también estás allí, junto a Vasco Núñez de Balboa cuando se convierte en el primer europeo en ver, a la vez, el océano Pacífico y el Atlántico desde un monte en Panamá. Te hace revivir las dudas, los miedos, la incertidumbre que sintió el Mariscal Grouchy, protagonista involuntario del devenir de la batalla de Waterloo. Descubres el origen de la Marsellesa, un himno en el que su autor sublimó el sentimiento de todo un pueblo, de una época, y que, tras seguirle a través del relato de Zweig, casi nos parece un conocido.

Mientras leía el libro sólo podía pensar en lo genial que hubiera sido que Stefan Zweig hubiera sido mi profesor de Historia. Un auténtico regalo.

MOMENTOS ESTELARES DE LA HUMANIDAD

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin Resultados

Lo sentimos, no hemos encontrado lo que buscas. Prueba con diferentes palabras.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.
Facebook